Portada » Blog » MI PRIMER PIE DE LIMÓN

MI PRIMER PIE DE LIMÓN

¿De sólo pensar en este delicioso postre se nos hace agua la boca no? Y hay que decirlo de inmediato, quien no haya probado alguna vez el pie de limón merece que alguien le prepare esta fantástica receta ahora mismo.

Esta preparación viene de la mamá de Don Mylton, quien acostumbraba esperarlo después de clases con este delicioso pastel. Luego, cuando se casó con Doña Nana, su gentil suegra le entregó todos los pasos para que quedara igualito, y hoy, queremos compartirlo con uds. para que puedan viajar hacia su infancia.

Ingredientes:

2 tazas de Harina

4 Huevos

½ taza de Jugo de limón

1 taza de Leche condensada (240 g)

125 g de Mantequilla

1 taza de Azúcar (200 g)

3 cucharadas de Azúcar glas

2 cucharaditas de Polvos de hornear

Preparación:

Mezclaremos la harina, los polvos de hornear, 1 huevo, la mantequilla y el azúcar glas y amasamos hasta que notemos que la masa se encuentra blanda y suave.

Hecho esto, enmantequillaremos el molde que hemos seleccionado para nuestro pie y uslearemos la masa hasta que quede del grosor que deseamos (esto es a gusto de cada quien, a mucha gente le gusta la masa gruesa, mientras otros la prefieren delgada).

Procedemos ahora a cortarla con la forma del molde que hemos seleccionado, sea redonda, cuadrada o rectangular. (Considerando que debe ser un poco más grande para que pueda cubrir todo su interior).

Mientras precalentamos el horno a 180º, forramos todo el molde con la masa

y lo llevamos al horno durante 15 minutos aproximadamente, debemos retirarlo cuando notemos que la masa está levemente dorada.

¡Vamos al relleno!

Mezclamos el jugo de limón con la leche condensada hasta formar una suave crema que utilizaremos para cubrir la masa recién horneada. A veces toma tiempo, espera y sigue revolviendo.

¡Vamos por el merengue!

Utilizaremos únicamente las claras de los 3 huevos que apartamos al comienzo y las introduciremos en un recipiente para batirlas hasta llegar a punto nieve. (Ojo que con las yemas restantes pueden hacer una rica mayonesa casera)

Con las claras a punto nieve, incorporaremos lentamente el azúcar sin dejar de batir en ningún momento, hasta obtener el merengue con la textura deseada.

¡Ahora el toque final!

Esparciremos el merengue por toda la superficie de nuestro molde. Si tienes manga, mucho mejor aún, puedes decorarlo con las tan características puntitas de merengue que lleva el tradicional pie de limón.

Lo llevaremos nuevamente al horno a la misma temperatura, pero esta ves tomará unos 5 minutos, solo lo observaremos hasta que se dore ligeramente y el merengue se endurezca un poco. Hay que estar muy atentos porque de un momento a otro puede pasarse.

Listo! Déjalo enfriar un ratito antes de servir, así se apreciarán más los sabores.