MANTECA, MARGARINA O MANTEQUILLA ¿CUÁL DEBO USAR EN MI RECETA?

grasas

MANTECA, MARGARINA O MANTEQUILLA ¿CUÁL DEBO USAR EN MI RECETA?

 

Muchas veces nos sucede que estamos en nuestra cocina haciendo una preparación específica y mientras juntamos los ingredientes, ¡paff! nos falta nuestra materia grasa específica. 

 

La solución más rápida es normalmente reemplazarla por lo que tengamos más cerca. Suplantar nuestra manteca por mantequilla o margarina y también hacia la otra dirección. Y aunque esto pueda servir en ciertas recetas, no siempre es lo más óptimo. 

 

Es por esto, y luego de muchos años de experiencia, me atreveré a dar una explicación que muchas veces se da a la rápida y que en verdad tiene un trasfondo mucho más complicado. Pero tengo confianza de que esta explicación será lo suficientemente útil para ayudarte a tomar la decisión de comprar o reemplazar tu materia grasa.

 

Sin más introducciones, aquí les dejo la explicación sencilla de cuál debo usar en mi receta, manteca; margarina o mantequilla.

 

Mantequilla

 

La mantequilla se puede utilizar tanto en la cocina como la repostería, además de preparaciones dulces o saladas. Sin embargo, su sabor se torna mucho más intenso que el de la margarina o la manteca, principalmente por su contenido graso originario de la leche. De igual manera, suele perder su firmeza y derretirse en las temperaturas altas, adquiriendo un color dorado. Este punto es importante a considerar cuando queremos definir la estructura de nuestra preparación. 

 

Esta materia grasa es recomendable para quienes quieran un importante consumo energético, y quienes quieran aprovechar su sabor intenso, el cual intensificará y potenciará el sabor de nuestras preparaciones, dándoles un poco más de humedad y contextura jugosa. 

 

La cantidad de grasa es importante para una buena preparación repostera, ojalá sobre el 80% para asegurar una buena densidad en nuestras preparaciones. 

 

Margarina

 

Similar a la mantequilla, la margarina igual se puede utilizar en recetas de cocina y repostería, salvo que su consistencia pierde la firmeza más rápido y fácilmente, por lo que es muy útil en preparaciones que buscan una contextura blanda y esponjosa. 

 

Es importante considerar este punto al momento de tirar nuestra preparación al horno, recordando que el proceso de derretido es mucho más rápido, por lo que hay que tener ojo. 

 

Una muy buena cualidad que le entrega la margarina a nuestras preparaciones es la duración, aumentando la vida de nuestras recetas por un tiempo muy considerable en comparación a la manteca y la mantequilla. 

 

Recuerde que ojalá, para su correcto uso en la repostería, un 75% de grasa o mayor, estará bien. 

 

Manteca

 

A diferencia de las dos materias grasas anteriores, la manteca no tiene aroma ni sabor tan apetecible, siendo justamente lo contrario, posee un aroma y color neutral, con una consistencia firma que se logra mantener incluso en temperatura ambiente. Este es uno de los puntos más provechosos de la manteca. 

 

A diferencia de la mantequilla y margarina, la manteca derrite mucho más lento, por lo que es más productiva en preparaciones donde queremos mantener una contextura más firme. 

 

Mientras que la manteca de cerdo se utiliza en preparaciones saladas, la vegetal puede verse tanto en recetas de cocina como de repostería dulce, siempre y cuando nos ofrezca la contextura que queremos en nuestra preparación. 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¿Tienes consultas?